DIBUJAR MANDALAS PARA MEJORAR LA CONCENTRACIÓN

Lic. Laura Podio

Artículo publicado por la Revista Salud Alternativa - Argentina - Edición Diciembre 2006

Qué es el mandala y sus fines terapéuticos?
Muchas veces escuchamos las palabras sin saber nada de su origen o significado. La palabra “mandala” significa literalmente “cerco”, “superficie consagrada”, claro que el sánscrito, de donde proviene, no es un idioma que podamos traducir literalmente tiene varios niveles de significado, de modo que podremos hallar definiciones tan variadas cómo círculo mágico, protector, sagrado, talismán, etc.
Un mandala es un esquema reducido y esencial del mundo; preserva de la invasión de fuerzas disgregadoras de la conciencia. Sirve para volver la conciencia a la unidad.
Lo importante es rescatar que principalmente se trata de figuras incluidas dentro de un círculo, pero también debemos recordar que no sólo el círculo forma parte de los mandalas, sino todas las formas que se consideran básicas (cuadrado, triángulo, etc.).
En líneas generales se trata de diagramas místicos en los que dichas formas interactúan de manera dinámica formando hermosos patrones.
El mandala es un puente de belleza que conecta el alma directamente con la Divinidad. Es una herramienta sagrada de aprendizaje, de curación, un puerto donde descansar nuestra mirada y volver a nuestro silencio interior... Una vuelta a Casa...
Es un símbolo antiquísimo, aparece en toda la tierra desde prehistoria del hombre y expresa a la deidad o al Yo. Siempre se usa para hacer la disposición de los muchos aspectos del universo, el esquema del mundo o el esquema de nuestra psiquis.
Expresa el hecho de que hay un centro y una periferia y trata de abarcar el todo. Es símbolo de totalidad.
Su acción a niveles terapéuticos es muy profunda, ya que tan sólo su observación provoca un reflejo de identificación con el orden. Al ser una forma concéntrica y en general simétrica, nos compele a lograr un estado de concentración y organización internas. El diseño geométrico tiene ciertas características que estimulan nuestro hemisferio derecho cerebral, activan la emisión de neurotransmisores – endorfinas-, sustancias que le comunican al cuerpo sensaciones de bienestar- de esta manera todo nuestro organismo se beneficia con la actividad.

Cómo trabaja en esta realización la conciencia?
El acto de dibujar y pintar mandalas enseña a la mente y a la conciencia cómo concentrarse, cómo estar en un punto. Para ciertas personas esta práctica es fascinante y absorbente, otros podrían no hallarlo tan interesante, pero incluso aquellos que creen que “lo suyo no es el arte” pueden descubrir una valiosa lección de la creación de mandalas.
El diseño geométrico del cual el mandala está compuesto está gobernado por una ley que es comunicada al que intenta dibujarlo. Es necesario mantener la mente atenta, porque cuando uno se descuidada, comete errores. El dibujo de mandalas requiere precisión, disciplina, exactitud, concentración, orden y paciencia.
Los mandalas, además de ser en general figuras estéticamente muy bellas, tienen la particularidad de ser armónicas y dar una sensación de complitud . El círculo nos remite a una simbología inconsciente de origen, de protección y de integridad. El centro hace que pongamos atención a nuestro propio centro. La imagen hace que nuestro propio interior se vaya ordenando. Es un arquetipo unificador, un organizador del caos interno.

Existe un momento ideal del día para realizarlos o depende de cada persona? En qué ámbito?
El momento ideal para realizar un mandala es aquel en el que la persona desee hacerlo, siempre teniendo en cuenta los criterios del sentido común – esto es, sería maravilloso en una congestión de tránsito relajarse y dibujar, pero está claro que en ese momento las prioridades son otras- por lo tanto, puedo tener pequeños mandalas para relajarme y pintar mientras tengo una espera por delante, cuando estoy impaciente esperando una llamada, o cuando deseo simplemente conectarme conmigo y con el color. Habitualmente yo solía llevar una libreta pequeña en mi cartera y un grupo de cuatro o cinco lapiceras de color; algunos mandalas maravillosos nacieron esperando en la consulta de un médico o a alguna amiga que se hubiera retrasado, o incluso un trámite . Hay momentos de lo más inesperados en los que una pequeña libreta puede ayudarnos a relajarnos y recobrar la armonía. No hacen falta grandes cosas, un estilógrafo descartable color negro y una lapicera dorada (existen unas con tinta de gel muy bonitas) pueden combinarse espléndidamente en una hoja blanca y generar un diseño excepcional.
En cuanto al ámbito, además del uso “práctico” del que hablaba antes, el lugar ideal es aquel que nos permita relajarnos. Si realmente quiero conectarme interiormente sería bueno buscar un pequeño lugar de mi casa donde pueda al menos observar algo de naturaleza, un balcón, un jardín, una ventana por la que vea el cielo, bajar el tono del teléfono y dejar el teléfono móvil también en silencio. Muchas mamás esperan que los chicos se hayan ido a dormir, otras aprovechan muy temprano a la mañana. Algunos señores dedican a esta actividad un rato del almuerzo, para descansar la mente del ajetreo del trabajo.
No hay reglas fijas, hay que respetar los propios tiempos. Si soy de los que se quedan dormido a las 21 hs me lo respeto y no me obligo a dibujar a esa hora, quizás aproveche la siesta del domingo.
Si soy de los que tengo malhumor matutino y no puedo mantener los ojos abiertos hasta el segundo café, probablemente disfrute el momento cerca o después de la medianoche, en que todo está silencioso, y que me permite hacer el balance del día.

Influye la respiración? Cómo debe ser?
La respiración es vital para equilibrar nuestra química corporal, por lo tanto, salvo que tengamos entrenamiento especial en técnicas de respiración, que los hindúes llaman “pranayama”, lo único que debemos hacer es mantener una respiración profunda, consciente y no forzada, sencillamente aquietaremos la mente con sólo observar el aire que ingresa y que sale del cuerpo, eso nos ayudará profundamente en la concentración.

Cuáles son sus beneficios?
Los beneficios del mandala son múltiples, además de permitirme hacer con mis propias manos un objeto estéticamente bello, me permite trabajar con mi interior, con mis emociones, con mis frustraciones y mis tareas pendiente. Me ayuda a conocerme más, a observar qué me pasa cuando lo planeado no sale, cuando hay fracasos, cuando debo cambiar los planes. Me ayuda a tener flexibilidad de pensamiento y acción. Y también me permite regalar alegría, cuando puedo ofrecer a los seres que amo un diseño realizado desde mi corazón.
En principio dibujar un mandala actúa sobre nuestra conciencia que realiza algo hermoso. Sobre nuestro inconsciente que proyecta sus contenidos en la manera en que dibujamos, en las formas que seleccionamos o en los colores que utilizamos, y sobre el desarrollo de cualidades también muy valorables, especialmente disciplina espiritual, concentración, orden y paciencia.

Qué elementos se necesitan para realizar mandala?
Como mencioné antes, a veces sólo hace falta un bolígrafo y un block de hojas lisas blancas mediano o pequeño. Lo que suele suceder es que a medida que nos vamos “enamorando” de la actividad tenemos ganas de agregar colores. En mi experiencia un juego de marcadores de color de punta fina o mediana son compañeros fieles, además del estilógrafo negro. Si me animo a realizar diseños simples, una regla, un lápiz, una goma y un compás (el viejo odiado de la escuela) pueden sernos de gran utilidad. Si no tengo esto, un plato de té puede servirme de guía para dibujar mis primeros círculos. Todo se soluciona con un poco de creatividad. Luego uno comienza a mirar de manera distinta los negocios de productos artísticos, pero en un principio conviene no aventurarse a técnicas desconocidas sin la asistencia de un profesor o artista, salvo que nuestro umbral para soportar las frustraciones sea muy alto, ya que la primera tendencia es a sentenciarnos “yo no sirvo para esto”, cuando en realidad se trata sólo de que no era la técnica adecuada.

Menu de la izquierda